FILOMÚSICA

Revista musical de publicación en Internet
(crítica publicada el día 5-2-2013)

> TEMPORADA MUSICAL MADRILEÑA <

 

La repetición como norma

Por Víctor Pliego de Andrés

 

The Perfect American. Libreto de Rudy Wulitzer y música de Philipp Glass. Reparto: Christopher Purves, David Pittsinger, Donald Kaasch, Janis Kelly, Marie McLaughlin, Sarah Tynan, Nazan Fikret, Rosie Lomas, Juan Noval-Moro, Zachary James, Beatriz de Gálvez, John Easterlin, Noelia Buñuel. Director musical: Dennis R. Davies. Director de escena: Phelim McDermott. Escenógrafo y figurinista: Dan Potra. Iluminador: Jon Clark. Coreógrafo: Ben Wright. Vídeo: Leo Warner (59 Productions). Dirección de animación: Joseph Pierce (59 Productions). Director del coro: Andrés Máspero. Coro y Orquesta Titulares del Teatro Real (Coro Intermezzo y Orquesta Sinfónica de Madrid). Estreno mundial, encargo del Teatro Real y de la English National Opera de Londres. Teatro Real de Madrid, 22 de enero a 6 de febrero de 2013.

 

El Teatro Real ha estrenado una nueva ópera de Philipp Glass. Hubiera sido un gran acontecimiento hace treinta años, pero hoy se trataba de rescatar un proyecto fallido que fue rechazado hace unos años por la New York City Opera. Glass ha compuesto muchas óperas y el Teatro Real estrenó hace lustros con gran éxito “O corvo branco”, una producción mucho más interesante que “The Perfect American”. Su retorno ejemplifica la esencia de su propia estética basada en la repetición y trasladada al plano extramusical. Este estreno es un inverosímil homenaje a la cultura norteamericana a través de Disney, con guiños patrióticos, pretensiones épicas, apariciones de Warhol y de Lincoln, banderas incluidas, que sin duda causará impresiones muy distintas entre el público europeo o estadounidense. La controvertida figura de Disney se aborda desde una ambigüedad ética que no ensalza ni condena abiertamente su carácter. No profundiza en el personaje que bien podría haber sido el ciudadano Kane u otro gran empresario o magnate en vez de Disney. La música es la misma que Glass lleva componiendo décadas sin apenas variación, repitiéndose a sí mismo. En esta ocasión cuenta con una orquesta muy extensa y variada, cuya riqueza no luce mucho. Las voces se insertan dificultosamente dentro de un lenguaje instrumental y parecen ubicarse en un plano distinto. La puesta en escena es muy visual. Combina vistosas proyecciones que sugieren el mundo plástico de Disney sin necesidad de citas literales. El resultado es un encadenamiento de estampas musicadas, un bellos espectáculo para la vista, pero fatigoso para el oído y para la mente. Los esfuerzos invertidos apenas se advierten en un resultado que resulta insípido y poco novedoso a pesar de la altísima calidad de los efectivos y elementos que el teatro ha puesto en juego.

 

Foto: Javier del Real                    

http://www.teatro-real.com/